El Xerez DFC Toyota Nimuato no pudo pasar del empate el pasado sábado en la última jornada de liga. Los xerecistas rompieron con una racha negativa de derrotas sumando un punto ante el último clasificado, que dejó un sabor agridulce a jugadores, técnicos y aficionados. A pesar de adelantarse hasta en dos ocasiones en el marcador, los de Juan Carlos Gálvez no pudieron llevarse la victoria.

Los azulinos comenzaron anotando su primer tanto en el minuto dos del partido de la mano de Christian y todo hacía pensar que con el paso de los minutos la renta local iría aumentando. Sin embargo, los cordobeses no se amedrentaron, y empataron el choque a los ocho minutos de juego. El 1-1 hizo mella en la parroquia local, que tardó varios minutos en sobreponerse, aunque antes del descanso lograría ponerse nuevamente en ventaja gracias a un tanto de bella factura de Manuel Partida, de libre directo.

El inicio de la segunda parte no trajo buenas noticias para los de Juan Carlos Gálvez, que veían cómo el autor del segundo tanto caía lesionado. La ventaja por la mínima se iba a terminar neutralizando a los 32 minutos de partido, cuando Christian tocaba el balón con la mano, era expulsado y permitía a Bujalance hacer el 2-2 desde el punto de penalti.

Al final del partido se llegó con dos equipos buscando ambas porterías, con juego de cinco, pero finalmente ninguno conseguiría hacer ningún gol más y con el 2-2 se llegaba al final.

El próximo encuentro de la sección de fútbol sala xerecista tendrá lugar el sábado 23 de marzo en Málaga, ante la Coineña FS.

Pin It on Pinterest