A pesar de jugar con dos delanteros durante buena parte del segundo tiempo, el Xerez no pudo perforar la portería defendida por Cristian y el Xerez terminaba sumando un empate que dejaba un sabor agridulce en la plantilla. Precisamente Javi Tamayo resaltaba que todos los jugadores eran conscientes de la oportunidad que se le presentaba al equipo. “Es normal que la afición y los jugadores estén frustrados porque teníamos una buena oportunidad para engancharnos de verdad a la zona alta. Tenemos que ser autocríticos, corregir los errores y a partir de lunes comenzar a preparar el partido frente al Betis Deportivo”.

El atacante xerecista reconocía que esperaba un partido físico, de mucho contacto y disputas individuales, aunque lamentaba la expulsión de Colorado en la recta final del choque. “Tienen jugadores con envergadura, y que venían a encerrase. La pena es que nos quedamos con diez jugadores porque con el 0-0 en los últimos minutos nos íbamos a volcar y seguro que hubiésemos tenido alguna clara”.

Ante la falta de gol, Javi Tamayo explicaba que el equipo seguirá trabajando para paliar esa situación y que no bajará los brazos hasta el final. “Para el dominio de juego que tenemos no creamos muchas ocasiones y tenemos que seguir mejorando. Esta semana trataremos de mejorar en ese aspecto y esperemos que ante el Betis podamos hacer gol”.

Pin It on Pinterest