El Xerez DFC Toyota Nimauto disputa este sábado (16:00 horas) el primer partido de la segunda fase. Los xerecistas buscarán sumar los tres primeros puntos a domicilio que les acerque un paso más a la permanencia. Los de Azurmendi, que no compitieron por calendario en la última jornada de la primera fase, han tenido más tiempo que su rival para preparar el partido y confían en recuperar las buenas sensaciones del tramo final de la primera fase.

Pese a ello, Azurmendi asegura que llegan algo faltos de ritmo pero también ha venido bien para recuperar jugadores. «Llegamos con la tranquilidad de que el equipo ha competido muy bien y ha crecido mucho. Vamos a dar la cara y tendremos muchas opciones de ganar en Melilla». Sobre el rival, el técnico xerecista asegura que «conocemos bien al rival porque gracias a esta nueva realidad hemos podido ver muchos de sus partidos. Es un equipo con mucha calidad y mucha experiencia con jugadores que podrían estar en superior categoría. Creo que son el rival a batir junto a Torremolinos en esta segunda fase».

De igual forma, el preparador azulino asegura que uno de los factores a tener en cuenta será el largo trayecto del viaje pero espera «un partido complicado en el que debemos saber reaccionar en el intercambio de golpes porque estoy seguro de que allí nos van a poner contra las cuerdas, pero esperamos recuperar el nivel de los últimos partidos».

Por último, mirando a largo plazo, Azurmendi asegura que la clave de la salvación pasa por el Ruiz Mateos. «Ganando en casa y pescando algo fuera cumpliremos el objetivo. Para nosotros es muy importante, si todo sigue igual, la vuelta del público será un factor muy importante para nosotros».

Pin It on Pinterest