“Un golpe muy duro”, así resumía José Pérez Herrera la derrota de su equipo en Chapín ante el Club Atlético Antoniano. El técnico azulino aseguraba que, con el paso de los minutos, el equipo fue entrando, cada vez más, en una fase de frustración y ansiedad que “nos iba bloqueando”. Pérez Herrera lamentó nuevamente las ocasiones fallidas de la primera parte que hubieran permitido al equipo quitarse “esa losa que arrastramos de los últimos partidos”. Ya en la segunda parte, pese a los cambios, se ha ido mermando la capacidad de conseguir centros “y hemos conseguido todo lo contrario. Nos hemos atascado, incluido también por la forma de jugar del rival que desde el primer momento intentó que no se jugara y perder tiempo. Todo ello nos fue afectando y además aprovecharon un error nuestro para adelantarse en el marcador. A raíza de ahí hemos ido con más corazón que cabeza, pero hay que valorar la intención del equipo de no dejar de intentarlo hasta el final”.

Preguntado por la segunda parte del equipo, el entrenador xerecista aseguraba que posiblemente sea la peor segunda parte de la temporada debido a todos los matices señalados anteriormente. “Generar ocasiones y no marcar te va desesperando y no hemos sido lo suficientemente fuerte como para superarlo y tener la tranquilidad de la primera parte y de otros partidos. Tenemos que hacer creer que el equipo que el trabajo del equipo va a tener sus frutos. Lo único que nos queda es seguir insistiendo porque somos los mismos que en pretemporada despertamos una gran ilusión y somos capaces de hacerlo”.

“Tenemos que aprender a controlar esos miedos. El pensamiento muchas veces es inconsciente y tenemos que trabajar en que no podemos dejarnos llevar por los fantasmas o esos pensamientos negativos. Nos queda trabajar el factor anímico, encontrar esa fluidez para que esas ocasiones nos permitan, en vez de irnos con 0-0 al descanso, se transformen en goles. Al final vemos que los rivales, que supuestamente son inferiores, generando mucho menos tienen mucho más porcentaje de acierto”, explicaba el técnico.

Además de las ocasiones erradas, los fallos defensivos vuelven a penalizar duramente al equipo. “Al final uno o dos errores que cometes en el partido, el rival lo aprovecha a la perfección. Tenemos que seguir creyendo en el equipo porque el trabajo semanal es inconmensurable. Si por alguien estoy jodido es por los jugadores, me duele que lo sufran”, aseguraba.

Partidos como el de este sábado son los que “te desgastan” pero Pérez Herrera apelaba a su experiencia para seguir insistiendo en el trabajo, así como que los delanteros consigan quitarse ese lastre. “En los momentos difíciles es cuando más unidos tenemos que estar. Pronto nos tenemos que levantar porque el miércoles está ya aquí y tenemos que levantarnos lo antes posible para afrontar una semana con dos partidos”.

Por último, Pérez Herrera aseguraba que comprende el estado de frustración de los aficionados, pero pedía tranquilidad. “Hay que confiar en el equipo, sabemos que están jodidos porque quizás la imagen de la segunda parte no sea la idónea. El equipo quiere hacerlo lo mejor posible y por circunstancias mentales muchas veces nos hace estar en un estado anímico que no nos acompaña”.

Pin It on Pinterest