José Pérez Herrera iniciaba la rueda de prensa tras el triunfo en Chapín ante el Ciudad de Lucena alabando el esfuerzo de sus jugadores que en apenas cuatro días han sacado adelante dos partidos frente al mismo rival. «Es de alabar el gran esfuerzo, la gran entrega y persistencia para saber aguantar en los momentos en los que el rival nos ha exigido y luego aprovechar nuestro momento para hacer los dos goles. Estad dos victorias nos dan ese pasito importante para colocarnos bastante bien en la clasificación y afrontar los tres partidos que quedan con muchas posibilidades de ascender».

El rival mostró una versión muy mejorada de la demostrada el pasado miércoles y sobre el mismo, el técnico azulino destacaba que «tenían que arriesgar» ya que solo le valía sumar un triunfo. «Es un gran equipo, es una fase donde los seis equipos pueden ganar a cualquiera. En un campo como el nuestro, un equipo con esa propuesta de juego les viene bien. Empezamos bien pero poco a poco nos fueron comiendo terreno, pero supimos aguantar ese envite y en la segunda parte buscamos un juego más práctico. Los cambios nos han dado ese plus para conseguir la victoria».

Para Pérez Herrera una de las claves del partido ha estado en la entrada de Bruno al inicio del segundo tiempo. «Bruno nos ha dado un plus tremendo con energía y saber estar. Y después como digo la practicidad que he comentado para llegar con más sencillez al campo rival. Y así prácticamente ha llegado el primero. Era un partido donde no podíamos darle pie a tantas transiciones por lo que intentamos comprimir los esfuerzos».

Una victoria el próximo domingo en Chapín le daría al Xerez Deportivo FC el ascenso a 2ª RFEF. Pese a ello, el preparador jerezano rebajaba cualquier tipo de euforia. «Con tantos partidos en tan poco tiempo apenas podemos equilibrar las emociones. Nosotros hemos intentado rebajar ese nivel de euforia tras la victoria en Lucena que se había generado en el exterior y ahora nos enfrentamos a lo mismo. Hay que tener equilibrio emocional porque esta victoria nos ha dado tres bolas de partido para conseguir el objetivo, aunque queremos lograrlo lo antes posible». Asimismo, el técnico recordó que ante el San Roque de Lepe podría ser el último partido en casa de la temporada: «Esperemos que así sea porque sería una buena señal. Que el último empuje nos lo de la afición lo vamos a necesitar porque venimos de realizar un gran esfuerzo ante un gran rival que además viene fresco».

Por último el técnico habló sobre los casos de Covid-19 detectados en el equipo y del papel de jugadores como Máyor y Rivelott. «El mérito siempre es de los jugadores. Al final, es una muestra de sentimiento. A la afición le gusta ver a buenos jugadores pero cuando los jugadores transmiten emociones y en eso son ejemplo Máyor y Rivelott. Si una característica estamos teniendo es que esa seña de identidad de luchar cada balón como si fuera el último hace que nuestra afición se sienta identificada».

Pin It on Pinterest