Había que vencer y se hizo. El Xerez Deportivo FC se presentaba ante su primera oportunidad de poder alcanzar el playoff, a expensas de los resultados que se produjeran en la jornada, pero antes debía imponerse en Chapín al Conil. Los xerecistas, pese a no desplegar su mejor juego en la primera parte, terminaron venciendo con claridad, sobre todo, después de la entrad de Adrián Gallardo al terreno de juego. Al término del partido, el técnico Andrés García Tébar valoraba así el desarrollo del encuentro. “En el primer tiempo tuvimos dos ocasiones muy claras y probablemente merecimos irnos al intermedio en ventaja. En la segunda mitad, hemos monopolizado el juego, pero con el 0-0, la única ocasión que han tenido no ha sido gol de manera milagrosa. El fútbol es muy caprichoso, pero si hacemos una valoración objetiva del partido hemos sido superiores, hemos merecido ganar y en algunas fases del choque hemos hecho muy buen fútbol para lo que es la categoría”.

El paso por los vestuarios hizo que el Xerez creyera mucho más en sus posibilidades y que saliera mucho más enchufado en el segundo tiempo para ponerse rápidamente en ventaja. “La frescura física de un equipo no es la misma en la primera que en la segunda parte. Hay una estadística mundial que dice que cuando más goles se marcan es a partir del minuto 65. En la segunda parte hemos jugado en su campo prácticamente los 45 minutos. Mi idea era sacar un once más asociativo y con más velocidad en ataque porque entendíamos que podíamos hacer el partido más largo para terminar imponiendo nuestro físico como al final ha sido”.

A falta de seis jornadas para llegar al final de la liga, el Xerez depende de sí mismo para jugar la liguilla. Los azulinos son cuartos, aunque para García Tébar estas últimas jornadas no van a ser largas para el equipo. “22 equipos son demasiados y a estas alturas hay futbolistas a los que les pasa factura el desgaste, pero nosotros hemos llegado con mucha frescura. Nos parecen cortos los seis partidos que quedan porque tenemos hambre y ganas. La afición nos lleva en volandas, es increíble el apoyo que recibimos y eso es muy importante. Necesitamos estar unidos porque nos hace más fuertes”.

Uno de los protagonistas del partido fue Khalok, autor del tercer gol y cuyo papel en los últimos encuentros ha sido clave para sumar puntos tanto fuera como en casa. “Todos los jugadores son importantes y deben sentirse útiles. Quedan muchos partidos y necesitamos frescura y desborde desde el banquillo”.

Una vez alcanzada la zona de playoff, García Tébar deberá trabajar más si cabe para intentar mantenerla hasta final de temporada. Para el preparador xerecista “lo difícil es mantenerse, no llegar. El lunes comenzaremos a preparar el partido frente al Espeleño avisados de que cualquier equipo te puede ganar”.

Pin It on Pinterest