Los dos juveniles del Xerez Deportivo FC arrancan sus respectivas ligas este fin de semana. El equipo dirigido por Yiyi lo hará en casa, el sábado 14 de septiembre, recibiendo al Fundación Lucena, mientras que el conjunto de Juan Carlos Ramírez lo hará fuera de casa, visitando al Divina Pastora. Después de una larga y exigente pretemporada, llega la hora de la verdad, con la disputa de los primeros puntos. Precisamente, Juan Carlos Ramírez ante valoraba de manera positiva el transcurso de la pretemporada. «Ha sido un mes de agosto muy intenso, con plantillas muy amplias. Hemos tenido que hacer descartes en casi todas las categorías, nunca es fácil tomar este tipo de decisiones, pero sobre todo en cadetes y juveniles, el nivel es bastante alto».

En lo que respecta a su equipo, Juan Carlos Ramírez explica que en las primeras semanas llegó a tener a 41 jugadores a su disposición, teniendo que hacer 16 descartes. «No es fácil descartar a jugadores que llevan tres o cuatro años en el club y que su ilusión era seguir con nosotros. Hemos completado las 25 licencias, consideramos que tenemos una plantilla compensadas y de muy buen nivel. Durante la pretemporada hemos competido con equipos sénior y con otros de nuestra liga y de inferior categoría».

Después de clasificarse para disputar la liguilla de ascenso la temporada pasada, este curso el objetivo vuelve a ser el mismo para intentar lograr el ascenso a Segunda Andaluza. «El objetivo de nuestra cantera además de formar jugadores, es tener a los equipos en las máximas categorías posibles. Queremos ser un referente a nivel provincial y andaluz. El Juvenil A está en Liga Nacional, ojalá algún día compita en División de Honor y el Cadete A en categoría andaluza. En cuanto al Juvenil B aspiramos a que esté lo más cercano posible a la categoría donde compita el Juvenil A».

Por último, en cuanto a la celebración del V Trofeo de cantera Salvador Pineda, Juan Carlos agradeció a los clubes participantes donde todo salió a la perfección. «Celebrar un torneo con 18 partidos es un trabajo bastante complicado. Fue un día muy largo donde lo importante era que los chavales, sobre todo en fútbol base, disfrutarán y tuvieran un día alegre».

Pin It on Pinterest