Semana clave para el Xerez Deportivo FC. Los xerecistas, tras el triunfo del pasado domingo en Lebrija, buscarán tres nuevos puntos en casa ante el CD Rota, un rival que ya se nos atragantó en la primera vuelta del campeonato, y que vendrá a Chapín a plantear un partido serio y complicado. Para el choque, Josu Uribe tendrá nuevamente contará con numerosísimas bajas, entre sanciones, enfermedades y lesiones. El técnico, que apenas ha podido repetir once desde su llegada, sigue pendiente de la evolución de varios de sus futbolistas y durante la semana ha tenido que echar mano del filial y del juvenil para completar los entrenamientos. «Llevamos un mes padeciendo esta situación, pero saldremos a competir, con un buen equipo y a intentar quedarnos con los tres puntos». «Chico y Casares presentan molestias musculares, son jugadores de una cierta edad y hay que tener precaución. El domingo Javi ya terminó el partido tocado y parece que va a tener que parar. Chico tiene molestias desde que llegó, no son roturas fibrilares, y lo que me preocupa es que no los puedo utilizar».

A las bajas por sanción y lesión se han unido esta semana las de Adri Rodríguez y Amin por enfermedad. Ambos no han podido ejercitarse por un proceso gripal y su participación en el encuentro será una incógnita hasta última hora. «No tenemos otro pivote y vamos a intentar disponer de él. Amin ayer empezó a hacer carrera en el gimnasio y veremos cómo llegan al partido».

Analizando la trascendencia del partido, Uribe explicó que «si ganamos nos dispara, es un partido de nueve puntos porque la semana que viene ganamos sin jugar y luego volvemos a jugar en casa. Es un partido clave para meterse arriba, pero la pena es no tener a todo el equipo. Aun así vamos a competirlo a muerte».

Durante la sesión de entrenamientos del jueves, se vivió un episodio inusual en el mundo del fútbol, después de que tanto el cuerpo técnico como los empleados del club se percataron de que un futbolista del equipo rival estuvo grabando imágenes de la sesión desde el hotel. Sobre este asunto, Uribe afirmó que «yo no lo haría. Los deportistas tenemos que tener unos valores diferentes y creo que cuando llegó a su casa pensaría que se había equivocado. Todo este tipo de cosas sobra, aunque a mi ni me condicionada nada ni me preocupa».

La primera plantilla, desde el pasado miércoles ya no podrá pisar el césped del Campo de Fútbol Pepe Ravelo por el proceso de resiembra que se realiza cada año. Los xerecistas, durante el próximo mes, tendrán que alternar escenarios diferentes para preparar sus partidos, aunque Uribe se mostró satisfecho para disponer del campo de entrenamiento en perfectas condiciones en los meses decisivos del campeonato. «Para marzo tendremos el campo fantástico. Es muy importante que el campo de entrenamiento esté bien, casi tanto como que jueguen jugadores como Chico o Casares. Son muchas horas trabajando ahí y el equipo nota muchísimo cuando entrena en Chapín a cuando no puede hacerlo».

Pin It on Pinterest