Una vez finalizado el encuentro, Adrián Gallardo, delantero del Xerez Deportivo y autor de dos de los tres goles que dieron la victoria frente al Conil, acudía a sala de prensa para valorar una victoria que sitúa ya a los azulinos entre los cuatro mejores equipos de la categoría. “Esto es un incentivo para el equipo, llevamos 26 partidos sin perder, 8 sin encajar gol, pero ahora mismo es virtual. Quedan seis jornadas, pero todo esto nos da un refuerzo moral. Sabemos que estamos haciendo las cosas bien, disfrutaremos hoy de la victoria y a partir de mañana pensaremos en el Espeleño”.

El atacante azulino destacaba que el equipo siempre intenta dar el máximo en el campo, aunque hay días en los que la suerte no te favorece, aunque al final ha terminado llegando el premio en forma de goles para sumar un nuevo triunfo. “Ellos han salido a tope, todos los equipos quieren hacer un buen partido en Chapín y cuando han bajado físicamente hemos apretado mucho más para llevarnos la victoria. Eso dice mucho del equipo que a estas alturas de temporada está muy bien físicamente”.

Gallardo tuvo que esperar su turno desde el banquillo y aunque su salida revolucionó el ataque xerecista reconoce que todos sus compañeros están preparados para jugar. “Siempre quiero jugar, pero el míster es el que manda. Hoy me ha tocado salir desde el banquillo, mi trabajo es hacer goles y por suerte he podido ayudar al equipo”.

Para finalizar el delantero isleño, ya desde el calentamiento, era consciente del papel que debía jugar la afición desde la grada y no paró de animar para que su aliento se trasladara al terreno de juego. “Sin ellos llevaríamos la mitad de los puntos. Es una afición muy exigente porque el Xerez es un club con mucha entidad, pero todos los que estamos aquí lo sabemos, hemos venido a cumplir un objetivo y de momento lo estamos cumpliendo”.

Pin It on Pinterest