En su primera actuación como entrenador del Xerez Deportivo FC, García Tébar se enfrentaba a un duro reto ante un rival consolidado en la zona de playoff. El técnico, a pesar de haber dirigido al equipo en solo tres sesiones, supo transmitirles a sus jugadores la necesidad de sacar el partido adelante y terminaron remontando para imponerse de forma clara a la AD Ceuta. “En tres días no he podido hacer demasiadas cosas, para que se vea el trabajo de un entrenador deben pasar 4 meses. La mayor parte de este triunfo es de Pepe Masegosa y de los jugadores. Hacía muchos años que no venía a Chapín, pero me ha sorprendido la acústica del estadio. No me quiero ni imaginar con 8.000 personas en las gradas. La afición ha estado de diez porque cuando más los hemos necesitado, ha sido cuando más nos han apoyado. Estoy muy contento y orgulloso de mis futbolistas, no les puedo pedir más”.

En su presentación, el técnico albaceteño comentaba la falta de gol que presentaba el equipo, a la vez que reconocía su buena labor en la faceta defensiva. “Lo que más me duele es que tanto el penalti como el segundo gol, han sido las únicas veces que han llegado a nuestra portería. Tenemos que mejorar en el balón parado”. Por el contrario, uno de los goles del Xerez también llegaba a balón parado, aunque García Tébar aseguraba que no ha empleado ninguna disposición defensiva diferente a la que venía usando anteriormente. “Lo único que hemos hecho es poner a dos jugadores fuera del área”.

Para este encuentro, el Xerez dispuso de un 4-4-2, una táctica que García Tébar podría seguir empleando en futuros partidos. “Tenemos una plantilla corta y voy a intentar contar con todos los jugadores. El fútbol es igual a rendimiento, por lo que necesitamos a todos los jugadores despiertos”. “Este es un club que está fundado por sus socios y estoy encantado. Tenemos que explotar la ventaja de contar con 3.000 socios y el domingo jugaremos en casa, aunque sea un campo diferente al nuestro”, continuaba explicando.

Sobre la trifulca producida al final del primer tiempo en el vestuario, matizaba que los jugadores tienen que bajar las pulsaciones, recuperarse del esfuerzo físico y dar instrucciones para intentar mejorar aspectos del juego en la segunda parte. No sé qué es lo que ha ocurrido”.

El entrenador finalizaba explicando que en el inicio el equipo comenzó muy enchufado, pero poco a poco fueron sucediéndose las imprecisiones. “El gol del empate nos ha hecho confiar en que podíamos ganar. Me quedo con la entrega de los jugadores, se han dejado hasta la última gota de sudor”.

Pin It on Pinterest