Fotografía por Eduardo Rabaneda

 

El Xerez B recibía a la UD Algaida en la disputa de la quinta jornada liguera. La Granja acogía un nuevo encuentro a puerta cerrada, aunque bajo la atenta mirada de altos cargos como Edu Villegas o Juan Carlos Ramírez, que no querían perderse la evolución del filial xerecista.

Durante la primera mitad no hubo mucho que destacar. Un par de ocasiones en cada portería sin demasiado peligro y con empate sin goles al descanso. Mucho respeto entre ambos conjuntos. Tras la reanudación, el choque comenzaría a tener otro color.

En una de las primeras acciones de la segunda mitad saltó la primera polémica. Galisteo, con tarjeta amarilla, hacía una dura entrada sobre Juli. Los jugadores xerecistas pedían la expulsión del centrocampista visitante, aunque el colegiado no lo consideró. Poco después, llegaría una acción aún más polémica. Un centro por banda derecha iba a ser rematado a bocajarro por Pablo Macarro cuando fue claramente derribado por un defensor. Los azulinos no se podían creer que la jugada no acabase en penalti.

Basto sacaba bajo palos el tanto de la UD Algaida y el partido comenzaba a ponerse cada vez más interesante. Ya en el minuto 70, un balón suelto al borde del área caía en botas de Juanan que, de primeras, la ponía pegada al poste, imposible para el guardameta sanluqueño, y adelantaba a los xerecistas por primera vez en el partido.

Cuando todo parecía de cara y se acercaba el final del encuentro se torcerían las cosas para los de Francis. Raúl Vidal ponía el empate a falta de diez minutos para concluir el choque.

Pasaban los minutos y todo parecía destinado al reparto de puntos. Corría el minuto 87 y el Xerez B disponía de un saque de esquina que, a su vez, era una de las últimas ocasiones del partido. Maqueira ponía un balón con música a la cabeza de Juli Pendín que batía a Hoyos y desataba la euforia en el plantel xerecista. Con un Algaida volcado y sin apenas defensa llegaría la sentencia. Dani Rivero recibía un balón en el centro del campo y sin apenas oposición, conducía hasta encarar al guardameta y poner el tercer y definitivo gol del partido en el marcador.

Una victoria heroica del filial azulino que, además de dar un subidón de moral, coloca al Xerez B como líder en solitario de Primera Andaluza.

Pin It on Pinterest