El Xerez B cayó derrotado en el primer desplazamiento de la temporada. Los de Francis visitaban al Ubrique UD en el Antonio Barbadillo, donde se pudo ver un espectacular choque entre dos grandes equipos, en el que la balanza se decantó finalmente por los locales.

Francis partía de inicio con un gran once titular formado por César bajo palos, Juanma, Basto, Juli y Beni en la línea defensiva, Alvarado, Rivelott, Juanan, Salvi y Macarro en el centro del campo; y Juanjo como jugador más adelantado. El técnico xerecista pudo contar para la cita con César, Curro y Beni; jugadores habituales con el primer equipo.

De manera tempranera, los locales se pondrían por delante por primera vez en el partido. Paco robaba un balón en el centro del campo a Rivelott y batía por arriba a César que se encontraba adelantado. Los xerecistas trataban de reaccionar tomando el control del juego y dominando la posesión de balón.

A los 20 minutos de juego, el filial xerecista obtuvo su premio con un gol de Juanjo, que ponía el empate marcando a su ex equipo. Poco duraría la alegría para los nuestros, ya que tan sólo dos minutos después Fran Domínguez volvía a adelantar al conjunto serrano.

Juanan pudo empatar el partido. El jugador xerecista robó el balón al guardameta local en su área, aprovechando un despiste de la zaga local, pero el árbitro sancionó una supuesta falta del futbolista azulino sobre el portero. Poco después, a diez minutos del descanso, Alvarado si que conseguía poner las tablas. El jerezano empalaba una espectacular volea desde la frontal que se colaba imparable por la escuadra de la portería local. El encuentro se iba al descanso con empate, aunque con la sensación de que el Xerez B merecía algo más.

Tras la reanudación, ambos equipos disfrutaron de ocasiones para ponerse por delante. Fran para los serranos y Juli para los azulinos fueron los protagonistas de las acciones de más peligro. Cumplida la hora de juego, Paco hacía su doblete particular y ponía por delante a su equipo con un disparo imposible para César. Restaba media hora de juego y los xerecistas querían sacar algo positivo de Ubrique.

El encuentro tomó un ritmo distinto en el tramo final. Muchas interrupciones y demasiadas tarjetas hacían imposible desplegar el juego característico de los de Francis. De hecho, sería el Ubrique el que dispondría de ocasiones muy claras para sentenciar el partido, pero César estuvo acertado. A la desesperada, los xerecistas buscaban el empate para no irse de vacío de Ubrique, pero finalmente el marcador no volvería a moverse, provocando la primera derrota de la temporada para el filial azulino.

Pin It on Pinterest