El Xerez B suma una derrota a domicilio en el primer partido del nuevo año. Un polémico arbitraje marcó para mal un partido entre dos conjuntos de la zona alta de la tabla.

Muy pronto, en el minuto 1 de partido, el colegiado anuló un gol aparentemente legal al conjunto local. El encuentro comenzaba a llenarse de polémica desde el pitido inicial. En una primera parte con ocasiones para ambos equipos, el Xerez B se llevaría el gato al agua con un gol de Pepe Sainz al borde del descanso. Durante los primeros 45 minutos el conjunto local estuvo recordándole al trencilla su error cometido al comienzo del choque.

Tras el paso por vestuarios, el Trebujena comenzó a inquietar la meta de César, que respondía con buenas paradas. Finalmente, los locales empataban el partido por medio de Ismael que batía a César por debajo de las piernas. El filial azulino se iba a quedar con un hombre menos tras la expulsión de Almagro, no exenta de polémica, ya que los xerecistas consideraban que la segunda tarjeta amarilla no fue merecida. Varios minutos después, el conjunto anfitrión iba a perder a dos jugadores, debido al duro juego que emplearon los de José Luis Huertas.

A falta de diez minutos para el final llegaría la jugada que desequilibraba el partido. El árbitro señalaba un penalti incomprensible de Basto. César detenía el lanzamiento desde los once metros y el árbitro mandaba a repetirlo, con el posterior tanto de Juan Caro que ponía a los rojillos por delante. El partido quedaba totalmente roto.

El Xerez B buscaba a la desesperada el merecido gol del empate, teniendo Alvarado en sus botas la ocasión más clara. El Trebujena continuaba desplegando un juego excesivamente violento, quedándose con ocho jugadores sobre el césped, aunque les servía para defender el resultado favorable. Tras más de nueve minutos de descuento, el colegiado decretaba el final del partido, que suponía la tercera derrota de la temporada para el Xerez B, y la pérdida del liderato para los de Francis.

Pin It on Pinterest