Su eterna sonrisa.
Su afecto hacia todo el mundo.
Su xerecismo incontestable.

Conocí a Dominguito antes de llegar a la Presidencia del Xerez Deportivo F.C.
Lo veia pasar durante todos los partidos por delante de mi localidad, y cuando volvía venía cargado con su refresco y sus paquetes de chucherías, pero no una vez sino varias veces a lo largo del partido.

Ahí empecé a conocerlo y a charlar con él y saber de sus ocurrencias.
Posteriormente y una vez que llegué a la Presidencia, no había partido que no bajara al campo, y estando en las pistas, allí llegaba Dominguito, y estando con quien estuviera, ya fuera el Presidente del equipo contrario o cualquier otra persona, a él le daba igual, se acercaba y me daba un abrazo cariñoso de los que él acostumbraba a dar.

Me animaba y charlábamos, aunque a decir verdad, de broma siempre le decía, » Domingo háblame despacio que si no tendré que traerme un traductor».

Se reía con una sonrisa burlona, y seguía hablándome con palabras que le salían del corazón de buena persona y de xerecista, con las que me animaba y me decía que era para que yo estuviera tranquilo durante el partido. También no faltaba el comentario de su hermandad de La Sentencia, de la que algunas veces traía puesto un chándal o camiseta, y «»oh casualidad»», cada vez que esto ocurría , era siempre porque venía de un traslado de su Virgen de la Esperanza. Un crack.

Dominguito demostraba su xerecismo y siempre quería colaborar dentro de sus posibilidades en los preparativos del partido, ofreciéndose al Delegado de campo para ayudar en lo que fuera.
Muchos como él necesitamos.

Al término del partido si había ocasión para ello, allí estaba en la puerta 3 , para despedirse de mí, con otro entrañable abrazo, y otra vez con sus palabras de aliento si no habíamos conseguido ganar.
Su lema en ese caso era «»esta vez no, pero la próxima seguro»».

Seguro que allá en el cielo donde estés, te encontrarás con muchos Xerecistas y uno de ellos será nuestro entrañable Juan Bellido.
Todos juntos nos ayudareis a conseguir llevar al Xerez a lo más alto en lo deportivo, y para que nuestros valores de club podamos seguir manteniéndolos e inculcándoselo a todos.

Nos has dejado un gran vacío, y no te quepa duda que siempre estarás en el recuerdo de todos, y al mismo tiempo te digo, que has conseguido poner de acuerdo a los Xerecistas en una cosa: personas como tú merece mucho la pena conocerlas.

Hasta siempre Dominguito.

Pin It on Pinterest