Doble puesta de ,largo esta mañana en la sala de prensa de Chapín. Mika y Javi Valenzuela se presentaban como nuevos jugadores de nuestro equipo después de llevar ya varias sesiones a las órdenes de Josu Uribe y en el caso del primero de haber debutado también en el último partido. Ambos mostraron una tremenda ilusión por vestir la camiseta azul y blanca y por poder conseguir los objetivos marcados por el club. Edu Villegas fue el maestro de ceremonias, realizando una presentación individualizada sobre cada futbolista.

En el caso de Mika, Villegas recalcó que, desde la salida de Kevin, el club centró sus esfuerzos en la contratación de un delantero, que fuera joven y que atesorara una buena trayectoria y número de goles. Ese perfil lo reunía Mika, un futbolista al que ya quiso firmar en verano, pero que se decantó finalmente por una oferta de superior categoría. «En presentaciones anteriores he nombrado a socios como José María Martínez, Pedro Gallo y muchos otros que me han asesorado en situaciones de jugadores que podrían reunir el perfil que buscábamos. En este caso, hace año y medio o dos años, Juan Díaz, amigo personal, socio y patrocinador del club me habló de Mika como un jugador interesante. A partir de ahí comencé a seguirlo, en verano estuvo a punto de venir y en este mercado de invierno hemos retomado las negociaciones. Agradecemos también las facilidades que nos ha dado el Marino de Luanco». «Viene a un club exigente, con mucha presión y él mismo ya lo ha podido comprobar. Estamos muy contentos con su llegada, pero ahora es él quien debe demostrar sobre el terreno de juego», explicó Villegas.

Posteriormente, pasó a explicar las características de Javier Valenzuela, un futbolista joven, jerezano, con proyección y seguidor del club desde su fundación. «Viene también de Segunda B, ocupará plaza de sub23 y puede desenvolverse tanto en banda como en la media punta. Es un jugador que quiere disfrutar de minutos, que viene con la idea de triunfar y nosotros estamos encantados de abrirles nuestras puertas».

Siguiendo con el turno de palabras, Mika realizó una valoración sobre su llegada al club, destacando que «en verano me quedé con muchas ganas de venir, hemos permanecido en contacto y cuando retomamos las conversaciones en invierno tenía claro que quería estar aquí». El delantero xerecista afirmó que la acogida tanto por sus compañeros como por el cuerpo técnico ha sido inmejorable y el domingo pasado ya tuvo la oportunidad de debutar. «Ha sido todo muy rápido, pero sobre todo estoy contento por la victoria del equipo. Ya me habían hablado muy bien de la afición y en Lebrija también pude comprobarlo».

Durante sus últimas temporadas, Mika ha conseguido un alto promedio de goles, una característica que espera repetir con la camiseta azulina. «El objetivo principal de los delanteros es hacer goles». Además, también afirmó que lo que más le ha seducido es «el proyecto» del club y «las ganas que han depositado porque estuviera aquí». Tras ello, Mika fue cuestionado por el nivel de exigencia que rodea al club, aunque el delantero le otorgó normalidad al asunto. «Este club mueve mucho, queda toda la segunda vuelta por delante, tenemos que seguir ganando domingo tras domingo y como dijo el míster el otro día lo importante es llegar vivo al tramo final». Por último, ante la posibilidad de debutar en casa el próximo fin de semana, aseguró que «tengo muchas ganas de jugar en Chapín, cuando entré por primera vez ya me vieron la cara. Me hace mucha ilusión jugar aquí».

Tras la comparecencia de Mika, el protagonismo recayó en el joven Javier Valenzuela quien afirmó que «desde que era un niño siempre he querido jugar en el Xerez. Le doy las gracias a Edu y al míster por la confianza y estoy muy feliz». Dentro de sus cualidades futbolísticas, Valenzuela reconoce que la posición en la que más cómodo se siente es «en la media punta, por detrás de los pivotes rivales, aunque también puedo caer a banda». Pese a llegar de Segunda B, de un club como el Sanluqueño, Valenzuela se muestra ambicioso y con la idea de hacer un gran final de temporada. «Vengo a ganarme un puesto, sé que no es fácil porque hay grandes futbolistas, pero hay que trabajar y seguir creciendo». Por último, Valenzuela afirmó que jugar en Chapín «es un sueño» y que tanto su familia como su entorno más cercano está muy feliz por su fichaje. «Muchos primos y tíos míos son socios del Club y esperemos darles muchas alegrías».

 

Pin It on Pinterest