Ahora sí que toca marchar definitivamente.

Toca dejar el equipo en el que más he disfrutado, en el que más he reído, he sufrido y he sentido. Debido a circunstancias familiares y de trabajo, toca marchar. Este año no podré volver a ilusionarme con un nueva pretemporada en el equipo de mi tierra.

Mi relación con el club no empezó con buen pié, pero fue solo estar en el mismo barco y enamorarme hasta las trancas de toda la entidad. La gestión de Fernando a la cabeza y con ayuda de muchísima gente, en especial, de Viloita y de Sergio, sé que volverán a poner el fútbol sala jerezano donde se merece.

En estos años he aprendido muchísimo de la mano de Sergio Barroso, Juan Carlos Gálvez y Ricardo Villaça, personas que admiraré siempre por hacerme mejor portero, pero sobre todo por hacerme mejor persona.

Dar las gracias a todos y cada uno de los compañeros y miembros del cuerpo técnico, especialmente a Juan, sin él no hubiese progresado mucho. Personas con las que he convivido día a día durante 4 temporadas, ellos ya han pasado a ser parte de mi familia y sé que podré contar con ellos siempre.

Tarde o temprano nuestros caminos volverán a encontrarse y ahí estaré para ayudar a mi equipo ya sea en la portería o desde la grada.

¡¡Te quiero Xerez Toyota Nimauto!!

Pin It on Pinterest