Hola xerecistas

Escribo estas líneas para decir hasta luego. Hoy ha sido mi último día como trabajadora del Club después de 7 años. Ha sido una decisión muy difícil y meditada, pero tengo que mirar por mi futuro laboral y profesional. Se me ha presentado una oportunidad para avanzar y el tren solo pasa una vez en la vida.

Son muchas cosas las vividas a lo largo de estas temporadas. Alegrías y penas, buenos momentos y malos, pero sobre todo me quedo con las personas.

Todos aquellos que he conocido a lo largo de esta andadura. Es difícil poder enumerar a todos ellos, pero sí hago mención a José Ravelo y su junta directiva y, por supuesto, a Rafael Coca y su junta directiva con las que he compartido estos últimos años. Muchas gracias a todos de corazón.

Por otro lado, no quiero olvidarme de José Antonio Pérez-Rendón. Para mí ha sido un padre profesionalmente hablando. Él me ayudó, me encaminó y me fue enseñando en mis inicios en el Club.

He ido avanzando a lo largo de los años junto con el Club, y cómo dice el refrán que he escuchado en los últimos días, “por mi mejoría mi casa dejaría”. Y eso dejo, mi casa.

Gracias a mis voluntarios en general y en particular, Pedro, Juan y Paco. Vuestra H siempre os agradecerá todo lo que habéis hecho. Sin vosotros no hubiera vivido los días de partido igual.

Gracias a todos los técnicos y jugadores que han pasado por el Club desde el primer equipo hasta el último equipo de cantera y escuela, incluyendo la sección de futsal.

Gracias a Benítez, mi mano derecha. Benítez es el Club, es el XEREZ en mayúsculas, es un xerecista como ninguno y una persona extraordinaria. “De mayor quiero ser como Benítez”, como siempre decimos.

Gracias a mi familia Oca, siempre al pie del cañón y ayudándome en todo lo que les pido. Para ellos no existe el no, siempre está el sí por delante.

Gracias a Edu Villegas, mi amigo, llevamos juntos desde el principio. No te puedo decir nada que no sepas. Aquí me tendrás siempre.

A Tejero, ha sido un placer conocerlo y ayudarlo en todo lo que he podido. Gracias por tu cariño.
A mi gran compañero Abraham, que tantas veces le he metido prisa para llegar a los pedidos y ventas. Muchas gracias por tu trato, comprensión y paciencia.

Gracias a mis ‘Milagritos’. Ellos son lo más. Ellos tiran o han tirado del día a día de nuestro Club. Ellos son un tesoro a los que querré siempre. Sé que están ahí y yo estaré para ellos. Son mi familia. (Juan Carlos, Juanmi, Sergio, Salva y Álvaro).

Si me olvidó de alguno, perdón.

Son tantas y tantas personas que es muy difícil enumerarlas.

Muchas gracias a todos.

Nos vemos en Chapín, en la Granja y en el Ruiz Mateos.

¡Forza Xerez Deportivo Fútbol Club!

Hermi.

Pin It on Pinterest