Antonio Bello fue héroe y protagonista de la victoria del Xerez en Coria. El extremo jerezano transformaba un penalti cometido sobre Casares en el tramo final del partido. El capitán azulino asumió responsabilidades y no le tembló el pulso a la hora de ejecutar la pena máxima. A la finalización del choque no podía ocultar su felicidad y destacaba que “en esta Tercera División todos los partidos son muy complicados y más fuera de casa. El equipo ha hecho uno de los mejores partidos fuera de casa. Ellos han tenido sus opciones, pero hemos merecido los tres puntos y al final ha llegado ese gol que tanto ansiábamos y necesitábamos”.

A pesar de que frente al Córdoba B no pudo convertir su lanzamiento desde el punto de penalti, en el Estadio Guadalquivir volvía a asumir responsabilidades y ejecutaba a la perfección el lanzamiento, que a la postre serviría para lograr los tres puntos. “Puedes fallar o acertar, pero nunca me voy a esconder. El penalti de Córdoba no lo quería fallar, sé que soy uno de los especialistas del equipo y cada que vez que haya un penalti estaré disponible para tirarlo”.

Una vez visto el balón dentro de la portería, Bello corrió hacia la grada donde se agolpaba la afición xerecista para celebrar el gol con todo ellos. “Anotar un gol siempre es una sensación muy bonita, mucho más si es fuera de casa, en los últimos minutos, y hay tantos aficionados desplazados. Es un premio para todos, durante toda la semana hemos trabajo duro para recoger los frutos y estos tres puntos valen igual que si hubiésemos anotado en el primer minuto”.

Pin It on Pinterest