El Xerez B ya prepara un nuevo compromiso de Liga tras la suspensión de la segunda jornada frente al Trebujena CF. Los xerecistas, después de su ilusionante debut, vuelven a jugar en casa recibiendo al Chipiona CF, rival al que se enfrentó el primer equipo en pretemporada en un partido que se disputará a puerta cerrada. El capitán del filial, José María Basto, explica que afirma que «estamos en un sin vivir día tras día. No sabemos si será el último entreno, si no volveremos a competir… Egoístamente como futbolistas queremos competir porque nos gusta el fútbol, pero tenemos que mirar también por nuestra salud y la de nuestros familiares y personas más allegadas». «Queremos sumar otros 3 puntos claramente el próximo domingo, y si no fuese posible, que nos fuésemos con la cabeza alta de que el trabajo sea el máximo desempeñado».

El zaguero asegura que volver a competir después de tanto tiempo de manera oficial fue una sensación extraña. «Echaba de menos sentir la presión de los 3 puntos en juego y competir con los compañeros por un mismo objetivo. Las primeras semanas de pretemporada se hicieron duras. La vuelta al trabajo ha ido mejorando de manera progresiva y esperemos que sigamos creciendo físicamente».

Recordando el primer partido, Basto asegura que el equipo fue de menos a más, fruto del nerviosismo de los primeros minutos al debutar en una nueva categoría. «Poco a poco fuimos cogiendo confianza individual y colectivamente y conseguimos alzarnos con la victoria».

Por último, el capitán del Xerez espera poder conseguir un nuevo ascenso con el filial y tercero consecutivo. Además, a nivel individual confía en debutar con el primer equipo y ayudarlo a conseguir sus objetivos.

Pin It on Pinterest