El nuevo técnico del Xerez DFC Toyota Nimauto ya trabaja en la planificación de la próxima temporada. Jesús Azurmendi regresa a su casa tras más de una década lejos de su ciudad y de su poli. El banquillo del Ruiz Mateos ya espera al nuevo técnico que reconoce que «después de tanto tiempo fuera, y habiendo crecido en este polideportivo, volver a entrar y saber que voy a asumir la responsabilidad de dirigir al equipo de mi tierra supone una gran motivación, pero también una gran responsabilidad».

Azurmendi toma el testigo de entrenadores como Ricardo Villaça, Juan Carlos Gálvez o Sergio Barroso y explica que tratará de «darle continuidad a todo lo bueno que han hecho ellos. Han hecho un trabajo espectacular para traer al equipo hasta aquí. Yo trataré de darle un salto de calidad e intentaremos hacer mucho hincapié en la cantera».

Respecto a la categoría, el técnico jerezano afirma que «la conozco bien. He dirigido al Jerez durante cuatro temporadas y otras dos en Manilva. Se asemeja mucho a lo que he tenido en Francia». Además, poco a poco, el Club irá perfilando el equipo de la próxima temporada para la que el técnico quiero contar con el grueso de la actual plantilla. «En este sentido, tengo que delegar mucho en Fernando, porque no conozco del todo el contexto. Espero que podamos hacer un equipo competitivo».

Por último, Azurmendi reconoce que «hablar de afición en Jerez es hablar de palabras mayores. El fútbol sala en Jerez siempre ha tenido una gran afición. Desde la distancia, con añoranza, he sentido envidia sana porque lo que se ha vivido aquí en los últimos años. Ha sido muy grande».

Pin It on Pinterest