A la conclusión del partido frente al Conil CF, en el que fue el penúltimo test de pretemporada de los xerecistas antes del inicio de liga, Andrés García Tébar realizaba una valoración de un encuentro “muy igualado en el que el balón parado ha tenido una gran importancia. Estos partidos demuestran la relevancia de la estrategia y que ellos han estado más acertados que nosotros”.

El encuentro sirvió además para que todos los jugadores de la cantera que llevan trabajando desde que comenzó la pretemporada con el primer equipo pudieran tener una recompensa en forma de minutos. Al mismo tiempo pesos pesados dentro del vestuario no llegaron a vestirse con vistas a que “el sábado en El Palmar frente al Sanluqueño pueda verse un equipo parecido al que pueda enfrentarse el día 25 frente al Atlético Antoniano”.

Pin It on Pinterest